Seleccionar página

El objetivo al elegir alguno de nuestros

vinos se recuerden como únicos

En Bodegas Orán:

buscamos elaborar vinos divertidos y fáciles de beber que sean aptos para cualquier momento y lugar. Son vinos elaborados con la honestidad y humildad que nuestros antepasados nos enseñaron.

Nuestro objetivo es que toda persona que elija alguno de nuestros vinos lo recuerde como único, intentando no defraudar a nadie. Para ello lo más importante para nosotros son nuestros viñedos. La vendimia se realiza en el mes de octubre recogiéndose la uva bien madura y en un estado sanitario perfecto. Por ello hemos apostad o por las variedades autóctonas perfectamente aclimatadas a nuestra zona. La altitud de 600 metros de las fincas y sus suelos arcillosos nos permite elaborar vinos singulares. Esta singularidad se manifiesta en su frescura y en ser vinos afrutados, en los que la crianza se abraza con los aromas varietales para dar vinos delicados, elegantes y en su caso con capacidad de envejecimiento. 

Somos perfeccionistas y pensamos que el mejor vino siempre está por hacer. Esto nos obliga año tras año a esforzarnos y a tomarnos cada vendimia como un reto.

Orán es una bodega con tres almas:
Llevamos más de veinte años elaborando vinos, trabajando en equipo, seleccionando exhaustivamente nuestros viñedos y buscando la aplicación de las más modernas tecnologías.

También somos unos enamorados de nuestra tierra, Extremadura, que nos permite conseguir el mejor fruto. Este, junto a una vendimia manual en cajas y un cuidado exquisito en bodega, nos da como resultado los vinos que queremos hacer.

Siempre hemos perseguido hacer vinos con gran personalidad y por ello intentamos contagiar todo nuestro entuasiasmo y buen hacer en todos los procesos de selección y elaboración, buscando siempre el bajo rendimiento por hectárea y la mayor calidad. Deseamos que como resultado de todo este trabajo humilde y autoexigente, nuestros vinos despierten su admiración.